Pan de los fuertes

El Cuerpo y la Sangre de Cristo guarden nuestras almas para la vida eterna