Un Juicio según el Amor

Lunes – I semana de cuaresma

Lv 19, 1-2.11-18; Sal 18; +Mt 25, 31-46

La Palabra que nos presenta la Sagrada Liturgia en este día está centrada eminentemente en la caridad hacia el prójimo. La descripción que hace Jesús del juicio final nos recuerda que el amor que le procedamos debe traducirse también en un actitudes y comportamientos concretos de amor al prójimo.

La lógica es simple, quien ama a Dios, debe amar lo que el ama, y Él amó tanto a los hombres que envió a su Hijo para salvarlos.

Es una gran bendición la que el Señor nos ofrece santa Catalina de Siena enseñaba a partir de esto que ya que nosotros no podemos dar a nada a Dios que el no tenga ya , nos ofrece la oportunidad de que amando a nuestro prójimo podamos corresponder a su amor.

La lectura del Levítico y el evangelio nos muestran acciones concretas en las que se manifiesta el amor a nuestros hermanos.

Bien decía san Juan de la cruz «en el atardecer de nuestras vidas seremos juzgados en el amor»

Y no es cualquier amor, sino el amor cristiano, aquel que brota del Corazón santísimo de Cristo. Acojo, visito, visto, doy de comer o beber al otro, porque reconozco a Jesús presente en Él, pues también por este hermano que pasa necesidad dio la vida. Si el amor de Cristo late en nuestros corazones, no podemos hacer otra cosa sino lo que el hizo y vemos en el evangelio como sanó enfermos, consoló afligidos, lloró por los pecadores, oró al Padre por los hombres y en al acto supremo de amor dio la vida por todos.

Que el Señor nos conceda en este día la gracia de una mirada limpia y un corazon amante que sepa descubrirle en medio de todos los que encontramos por la calle, particularmente los pobres y marginados por la sociedad.

Nota: La imagen es de un tríptico del Juicio Universal del Beato Fra Angelico op